Mutaciones


El agua quiere ser pez
el pez quiere volar y ser pájaro
el pájaro quiere caminar y ser hombre,
el hombre quiere volar y ser dios.

Todas las cosas,
todos los seres
en algún momento
mudan su natural condición,
para ser otras.

De esta apacionada impaciencia
surge el mimetismo ancestral de la danza
y el canto ritual de la poesía,
júbilo y desgarramiento.

 


 

El padre


De un sueño
creaste la rosa del mundo,
un cielo sin orillas,
constelaciones sin número,
cardúmenes
rebaños
bandadas
la mínima flor
y la pareja humana.

Todo para desear
como inmortales.
Todo para temer
como mortales.

El hombre
emergerá del hombre,
así como la luz
emerge de la luz
sin olvidar la sombra.

 


 

En otra parte


Estamos aquí
y no estamos
algo en nosotros
está en otro lugar
antes o después,
vivir
es estar en otra parte
buscando a ciegas
en el lugar
donde no estamos.
Cuando esas partes
se encuentran en un todo
quedamos afuera
golpeando las puertas
del enigma.

 


 

Día tras día
         a Ana Emilia Lahitte


Cada cual
oye un silencio
que le sobrevive
lento
ir y venir
entre la voz que adviene
y la que olvida.
Abierta distancia
donde la palabra agita,
su más alto silencio.
Más allá del saber
que somos explicables
es ese silencio
quien habla por nosotros.

 


 

Darwiniana


El hombre
es una ausencia
que sucede
a la par del hombre,
aunque hay momentos
en que todos lloramos
las mismas lágrimas.
La vida ocurre
como una eternidad vacía
y ya no hay lugar
para morir de ser humano
ni un hueco
para salir a tiempo
del incendio de la especie.
De ser un yo
cautivo
que lucha por ser otro
y desespera.

 

 


 

Con los días contados


Todo está muriendo
los unos mueren
en nosotros
y nosotros
morimos en los otros.
La vida
hace una puerta
y la muerte la abre,
adonde voy
la muerte estuvo antes.
Morir
es poner la vida por delante

 


 

Fugacidad


Lo que no puede ser ahora
no podrá ser nunca,
el tiempo no tiene regreso
una eternidad escondida
duerme en cada cosa
que aunque próxima
está siempre en fuga
como la luz.
Tomo del brillante hilo
imaginando un mundo transfigurado.
Pero siempre es tarde.

 


 

Los desterrados


Un día
besaremos largamente
la tierra
después de tanta separación
tomaremos las viejas herramientas
olvidadas
algunas semillas esenciales
y los pocos animales
que hayan quedado.
Sin darnos cuenta
del tiempo transcurrido
de la larga travesía.
Del viejo yo
al nuevo que adviene
saldremos del arca.
Un nuevo hombre en un nuevo día.

 


 

Datos del Autor

Héctor Berenguer nació en Rosario , Argentina, en 1948. Poeta y ensayista, ha publicado muchas de sus obras en revistas especializadas y antologías de distintas partes del mundo.
El libro "Marcas de agua" fue publicado en el año 2001.

Actualmente coordina el ciclo "Poesía en el círculo".