La puerta

En algún lugar del mundo está la Puerta,
aquélla que no abriste,
aquélla que persiste entrecerrada
a través de tu destino,
como lápida inclemente y asesina.
No te acerques con tu ofrenda inconclusa
a esta Puerta –que es de plomo-
no es pregunta ni respuesta
de las puertas que elegiste no pasar.

 

mcbosch2002@infovia.com.ar


 

Entre el espejo


Entre el espejo y su reflejo
mi imagen agoniza
en realidades.
Entre el cristal impenetrable
y el espacio
mi yo que se mueve sin soltura.
Entre esa superficie silenciosa
del ébano y del metal,
ese yo que mira siendo observado.
Elementales sueños
de rigores absolutos:
-hálitos de un ser que ya no es nada.

 


 

Catabasis


Recoger la ceniza
de los otros ideales.
Desandar el camino,
anudarse el destino.
Perseguir nuestro fin
a pesar del martirio.
socavando el olvido
deshollando recuerdos
y quieta...
escamada de frío,
recoger el vacío
arrancarse ya el brillo
y extenuada
perderse en abismos.

 


 

KHARIS
(don de Dios)

Dios recibe de una ínfima persona
el mismo don que adjudicó a ese mortal.

El Espíritu sopla –el Dios lo afirma-
donde yo pongo mi luz y mi señal.

La musa otorga y renace en ese ser
para cantarlo a Dios y creer
que el don es suyo.

Nada es cierto en la vida terrenal.
Lo eterno de Dios; la escoria, nuestra.

 


 

Pasión de un día


Un día seré tuya, un día, es cierto.
Ni lo sé ni me quejo en demasía;
tan segura de tenerte estoy en vida
que ni gimo ni busco ni te acecho.

Mi alma y mi pupila se estremecen
de esperarte hacia la tarde, al mediodía.
Un día seré tuya, un solo día
y rugirá mi ser en agonía.

 


 

Después


No sé qué pasará
con tu ternura
y mis ansias de amarte,
todo el tiempo.
No sé qué pasará
con tus caricias
y los besos
y el silencio
y nuestra risa.
No sé qué pasará
con el primer instante
de tu ausencia
ni con todo este caudal
de gran angustia
que gemirá tu nombre
en el desierto.
No sé qué pasará
la noche
la tarde
el día que te vayas
y no lo advierta.

 


 

Si es verdad


Si es verdad que
el concepto es arquetipo del objeto
en las letras de tu nombre esta mi vida
y en el amor, el sentido de mi nombre.

 


 

Esto es poesía


El olor del jazmín, la santa rita,
el ululante gemido del molino,
el zángano zumbón, el viento frío,
el silencio de un pájaro abatido.
El misterio de la vida renovada
en el fruto y en el grano tardío;
la madreselva y los aljibes mudos:

Esto es síntesis de amor. Esto es poesía.

 


 

Critica social

Nadie vio su belleza
hasta que lo abatieron.
El temporal fue brusco,
aborrecible a la mirada del vulgo.
Quiso levantarse y
no pudo.
Lo dejaron yerto –frente al sol-
desnudo.

 


 

El beso

Mi boca sigue besando;
besa entre reja y reja,
besarán mis labios muertos
seguirán besando la tierra.