Existencia

"rodeado por la esquina"
Roberto Santoro

ese encuentro de paredes
se antoja como cópula
entrepasos
geometrías
con centro planeado de perímetro

por esquina
se atrae se esfuma al otro lado
referencia el abrazo con olvido

rondan puntas infinitas

calendarios de suelas
doblando cada vida

 

casiverla@hotmail.com

 


 

Gratuidad

pinzas
sin comprar adjuntan de regalo
ni pensamiento
que demuela predominio

no concluye motivo de existencia

pero aprietan
se las ve prendidas se las siente
fijas
pasan lluvias

era otoño cuando parecía que latía

continúa ahora y aprisiona
nadie camina pero sigue el calendario
con presencia altiva de las pinzas

 


 

cuerdas rotas

compás de tierra
militando tangente que se corta
en el mismo punto de mi espera

sin siquiera saber que hago en las esquinas
de cuatro paredes de mi cráneo
de este ser
que transpirado alquila las preguntas
mientras los golpes proclaman no hay ninguna

impacientes cordeles pegoteados
cáscaras de lo que fue vida
de ese empaste no saco
un pensamiento
no me ocupa ni tu cara ni tu cuerpo
insististe tanto en que no te ponga en mi futuro
que de asombro te borraste y se borró el presente

 


 

goteando

fue vino
aspirado como leña
escaso traspasando los inviernos
ni volcarse coloreando los manteles
apenas un púrpura en el alma

minutero destrabado como efímero

mariposa adentro de la copa
transformista
gotas su aleteo
un prisma de velas encendidas
sabor abierto festejo de la calma

fue vino
la cola de aquel cisne


 

  Certeza  

no sé
si fue un pájaro negro
camuflado
una pluma
un hombre

sé que
aplacó mis grietas
corrió mis venas
sintió conmigo
nos miramos
incendió mi vida

tengo su rastro

 


 

ülkantun
wirarun

mapuche
Wangküy

ella solo canta
lleva en la voz
re antü
negro de tierra
raza de india

trenza invisible
collar de sus manos
fibras al viento
chamall de su piel

parada junta horizonte

saben sus pies
que pisan herencia
propio kultrum
ella sola canta

la inmensidad willitu
siente en sus grietas
grito de dueño
olor en presencia

 


 

creerás extraña esta melancolía....

mis pies deliran
quejan ausencia
ni desmienten la tristeza
se quedan en intento de consuelo
no logran despojarse de recuerdos
ajenos a la media
rechazan el zapato
mueren de hielo mirándose descalzos
tienen fijeza al horizonte

y es amor que están tan lejos
tan prohibidos
silenciados
esos bolsillos de tu cuerpo
donde mis pies cálidamente acurrucaban

 


 

Descaminando...

sigues saliendo de mi
despedida lenta
oliendo a orgasmos
libre de mi

mas allá tus manos
corrieron por el alma
planté en mi boca sabor de tu carne
centramos
medida de los cuerpos

ficha jugada
pleno total

flota un regresar

 


 

sobre la tierra

me nombro en medio del susurro
mancha de campo
que se acuesta con el viento
un sol con raíces por la tierra
aquieto en trigo
cadencio espiga
áspera para quedar trabada
íntegra para llegar sustancia

cada molienda una entrega

un goce de manos en milagro
un yo pan sacando hambres
un revuelto de olores caserío
dibujado por el humo que promete

era harina mar amarillo

por tu boca voy en germen de cosecha
quiero marchar en las gargantas
alcanzarme para todos
sobrarme libre
como acopio para el pueblo

y ser trozo amasado por tus dedos

 


 

despertame...

como calas blancamente
repetido acariciado

como noches oscuramente
íntimo amontonado

como fieles religiosamente
rezo susurrado

como panes salvadoramente
cotidiano necesitado

despertame amor
tan continuo como puedas...