IN-DEFINICIONES
 

"La memoria es a veces como una piedra enorme en los brazos de un niño"

Jorge Boccanera.


 

EL TIEMPO


el enjambre sa ha divorciado de las armonías/
los minúsculos aplausos que derrotaron segundos
son como un golpe de foto al espejo
o el puño enfurecido del borracho que trata de voltear la ilusión
del niño que viene a derrotarlo/ espíritu traumado
devenir ordenado
azar ensimismado
causa múltiple de las desdichas y el amor
marca en el cuerpo
marca en la memoria en la palabra y en el choque/
tiempo favorito
tiempo atrás
destiempo contratiempo
contraflor al resto.


 

EL SONIDO


las aureolas cr íticas de los espíritus

que saben atraparnos son almitas que se dicen a sí mismas

almitas significantes y graciosas/ las mañanas y los pájaros son ejemplos tiernos

de la suficiencia/ las piedras caen por la cascada y acompañan el suicidio del agua/ largas caminatas por el campo en busca de horneros y vacas

olores armónicos

la guitarra que se desprende del cuerpo y vuelve al alma

que sabe atraparse desde siempre/ un cazador eterno que siempre nos miente nos somete y nos envuelve pues el verdor del silencio a veces es desgano.

 


 

EL ESPACIO


soporte como nunca

sopor que envuelve angustias y trinos

en la galerías de cuadros despintados/

las siestas isleñas -que entienden de siestas

y no se mienten como aquellos triángulos obtusángulos

de la escuela secundaria-

arman figuras imposibles y es allí donde vos te hacés

caudillo

      marca

                        volumen.

 


 

LA PALABRA


todos sabemos que los discursos niegan la realidad

por eso hablamos miedosos difíciles cabizbajos

disfrazamos al mundo y en ese instante

nuevamente jugamos

y nos encontramos con el demiurgo fracasado

como perritos desclasados que tratan de morder pezones plásticos

simulacros de tetas

                                                                                    tetas perras

el plástico es la palabra

                        la teta el mundo.


 

EL ODIO


en la tarde húmeda, la radio escupe cumbias que hablan de

ternura y dolor/ casi siempre una muerte equivale a un amor

en esas cumbias/ la espalda suda y se tensa escuchando la canción

porque está hablando, la radio, de la violencia de SU amor

entonces el brazo se tensa y toma a aquella cintura pequeña

y la boca se tensa también y los dientes rotos muerden pendejos y lóbulos

y bajan por acantilados desnutridos

y no pagan peajes y ahora se tensa todo

y no hay aduanas que se resistan

y la pareja de amantes se convierte, ahora sí, en cumbia de radio.

 


 

EL SILENCIO


cáscara rota

ascendiendo

descendiendo a lo

                             parcial.

 


 

EL AMOR


cuando me contaron que el corazón

era un músculo

          quise abominarlo de vos

cuando me dijeron que el corazón

era un símbolo

             te usé

              simplemente

                              como una mañana fría.

 


 

EL CUERPO


para entenderla

él la penetró

muy, muy hondo

nunca volvió.

 


 

EL PLACER


una guerrilla por desplegar

una humedad por lamer

una risa por reír

un cabello por liberar

una palabra por susurrar

un dios por gritar

un cielo por asalto.

 


 

LA MUERTE


vino de rojo y caminando

transformada en mujer

vino ojerosa y arrastrándose

como hembra en celo.

 

(Paraná, 2001)