Cantora Nocturna

Joe, macht die musik von damals nacht....

 

La que murió de su vestido azul está cantando. Canta
imbuida de muerte al sol de su ebriedad. Adentro de su canción
hay un vestido azul, hay un caballo blanco, hay un corazón verde
tatuado con los ecos de los latidos de su corazón muerto. Expuesta
a todas las perdiciones, ella canta junto a una niña extraviada que
es ella: su amuleto de la buena suerte. Y a pesar de la niebla verde
en los labios y del frío gris en los ojos, su voz corroe la distancia
que se abre entre la sed y la mano que busca el vaso. ella canta.

 

a Olga Orozco

 


 

L'OBSCURITE DES EAUX


Escucho resonar el agua que cae en mi sueño. Las palabras
caen como el agua yo caigo. Dibujo en mis ojos la forma de mis
ojos, nado en mis aguas, me digo mis silencios. Toda la noche
espero que mi lenguaje logre configurarme. Y pienso en el viento
que viene a mí, permanece en mí. Toda la noche he caminado bajo
la lluvia desconocida. A mí me han dado un silencio pleno de
formas y visiones (dices). Y corres desolada como el único pájaro
en el viento.

 


 

      Voces, rumores, sombras, cantos de ahogados; no sé si son
signos o una tortura. Alguien demora en el jardín el paso del
tiempo. Y las criaturas del otoño abandonadas al silencio.

      Yo estaba predestinada a nombrar las cosas con nombres
esenciales. Yo ya no existo y lo sé; lo que no sé es qué vive en lugar
mío. Pierdo la razón si hablo, pierdo los años si callo. Un viento
violento arrasó con todo. Y no haber podido hablar por todos aquellos
que olvidaron el canto.

 


 

LA MESA VERDE


     El sol como un gran animal demasiado amarillo. Es una
suerte que nadie me ayude. Nada más peligroso, cuando
se necesita ayuda, que recibir ayuda.

*

    Pero a mi noche no la mata ningún sol.

*

    ¿Tendré tiempo para hacerme una máscara cuando emerja
de la sombra?

*

    Me pruebo en el lenguaje en que compruebo el peso de mis
muertos.

*

El mar esconde sus muertos. Porque lo de abajo tiene que
quedar abajo.

 


 

Texto de sombra


     Quiero existir más alla de mí misma: con los aparecidos.
Quiero existir como lo que soy: una idea fija. Quiero ladrar, no
alabar el silencio del espacio al que se nace.

 


 

Los pequeños cantos


I
nadie me conoce yo hablo la noche
nadie me conoce yo hablo mi cuerpo
nadie me conoce yo hablo la lluvia
nadie me conoce yo hablolos muertos

II
sólo palabras
las de la infancia
las de la muerte
las de la noche de los cuerpos

III
el centro
de un poema
                        es otro poema
el centro del centro
                        es la ausencia

en el centro de la ausencia
mi sombra es el centro'
del centro del poema

IV
una muñeca de huesos de pájaro
conduce los perros perfumados
de mis propias palabras que me vuelven

V
                                  a Jean
la agonía
de las visionarias
del otoño

IX
mi canto de dormida al alba
¿era esto, pues?

X
el que me ama aleja a mis dobles,
abre
la noche, mi cuerpo,
ver tus sueños,
mi sol o amor

XIII
una idea fija
una leyenda infantil
una desgarradura

el sol
como un gran animal oscuro

no hay más que yo
no hay qué decir


 

Alguien
               cae
                        en
                                su
                                        primera caída.

 


 

En Colombia un señor me dijo:
--En Colombia al loro le decimos panchana.
Le pregunté:
--¿Y a la panchana?
--Pues loro, carajo --dijo el señor.

 


 

           3

sólo la sed
el silencio
ningún encuentro

cuídate de mí amor mío
cuídate de la silenciosa en el desierto
de la viajera con el vaso vacío
y de la sombra de su sombra

 


 

          6

ella se desnuda en el paraíso
de su memoria
ella desconoce el feroz destino
de sus visiones
ella tiene miedo de no saber nombrar
lo que no existe

 


 

         7

Memoria iluminada, galería donde
vaga la sombra de lo que espero. No es
verdad que no vendrá. No es verdad que
no vendrá.


 

          9

Estos huesos brillando en la noche,
estas palabras como piedras preciosas
en la garganta viva de un pájaro petrificado,
este verde muy amado,
este lila caliente,
este corazón sólo misterioso.

 


 

            14

El poe3ma que no digo,
el que no merezco.
Miedo de ser dos
camino del espejo:
alguien en mí dormido
me come y me bebe.


 

            15

Extraño desacostumbrarme
de la hora en que nací.
Extraño no ejercer más
oficio de recién llegada.