¿Por qué nos ocurre el amor?


No es tan simple
Como el imperativo biológico
De continuar la especie.
Claro que hay algo de eso,
Pero además tu modo de mirar-
Me, tu cara encendida de alegría
Y el modo de hacer oír tu voz
En la oscuridad. ¿Qué hace que tu amor
Me elija? Te lo pregunté alguna vez
Pero no quisiste responder.
Era tu secreto. Mejor así.

 


 

       El Atman del sueño


Habías caído dormida junto a
mí y tus párpados cerrados en

el crepúsculo fueron tan hermo-
sos los dedos de una mano

estaban acurrucados infantiles
contra tu mejilla sentí

la cadencia de tu respiración
que hacía ir & venir la mía con

la tuya ambos en un solo soplo.

 


 

El viaje sin nombre


¿A dónde se va ella
cuando cierra sus ojos
cuando hacemos el amor?

Está ahí a mi lado
y aún así ahí no está

Apenas la toco ella tiembla
pero nada me dice

Una noche le pregunté
hacia dónde era que iba

Sonrió entonces y me dijo
no hay porqué preocuparse

Siempre estaré cerca
La tierra que visito

es la tierra de los poemas
que para mí has escrito.

 


 

El abrazo


Alguna cosa sagrada hay en
dormirse muy apretados a

quienes queremos ¿es esto
un vestigio de algún viejo rito?

hay más que unos animales
acurrucados bajo la tormenta

¿un cuerpo será santuario
para otro cuerpo? el abra-

zo afirma que existe un futuro
una promesa para no romper

entonces sangre en la sangre y
aliento en el aliento se funden

como manos que se tocan y sostienen.

 


 

A media luz


Tu cara es todavía tan hermosa
tiene un resplandor distinto

que proviene del sueño despierto y
acaricio tu mejilla siento tu

aliento sobre mis dedos a tientas
tus ojos están cerrados pero sospecho

que pueden ver & ahora miran
lo que está por venir ellos con-

templan tan lejano el futuro
como el fin de nuestros días juntos.

 


 

Consonancia


¿No es bueno preguntó ella (como
si fuera posible resolver la

cuestión) que ambos amemos
el cuerpo del otro uno fuerte

otro chico uno delicado otro alto?
¿No es bueno que ambos amemos el

modo que tu piel y la mía se gustan
el modo cuando ambas se tocan & acarician?

Es cierto que te amo yo por tu inte-
ligencia y vos a mí por mi manera

de ser pero ¿No tenemos mucha suerte
en que ambos cuerpos también se amen?

 


 

Una traducción


Cómo vos decidiste traducirme
de uno a otro lenguaje vamos

a decir que del inglés de la amistad
al francés de los amantes Hacía
medio año que nos conocíamos cuando
un día hablando (era acerca de uno de

tus dibujos) de golpe te acurru-
caste contra mí y mis labios trazaste

hacia los tuyos eso sí fue un ágil
intercambio de nuestros lenguages

como diciéndome que ahora si yo quisiera
sí que podría hablarte en francés.

 


 

Altar de amor


Dejame humillar ante
el altar de amor dejame

arrodillar ante ese sagra-
do sitio de nada sirve

que declarés en contra que
este sagrario no es sino común

y corriente para todo tu
sexo para mí ese es el

lugar del sacramento el
altar donde el rito de

los Misterios se hace presente.

 


 

Atraido por la luz


Esta calurosa tarde, un bichito
ha volado por la ventana abierta,
se ha posado en mi cabeza y explora
mi pelo. Hace cosquillas, pero como Jaina
no trataré de matarlo. Es una criatura
de Dios. ¿Y yo no tengo suerte
que aún a los 79 conserve tanto pelo
para ser atractivo al bichito?
Vos sos a quién dirijo esta carta
¿Aún seguirás pensando en mí, allá
tan lejos como estás, en Londres?
Vos aún para mí, la luz.

 

Para Vanesa

 


 

Largo y lánguido


Una tarde entera robada ante nuestros ojos
sin prisa ni urgencia gustando de cada

sensación tal vez van saliendo como mi-
metizadas por memorias de la adolescencia

cosas por vos aprendidas del chico de
al lado cosas que a mí me enseñó la señora

divorciada sin prisa ni urgencia cómo
es que esos amores de hace tanto

pueden volver así de vivos aún podemos
sentir ciertas caricias oír ciertos

tonos de voz incluso recordar algunas
de las palabras dichas hacer el amor

es acumulativo nada de lo bueno
realmente se pierde y aún así

siempre hay algo más por descubrir
mínimos y ocultos senderos de placer

sin urgencia ni prisa el tiempo un mo-
mento dormita entre los abrazados

tiempo incluso para alguna broma por-
que algo de lo ridículo existe

en la cópula mejor entonces
que todo sea suave y lento gentil y

generoso en tanto nuestra tarde se apura
sobre su camino largo y lánguido.

 


 

Un secreto lenguaje


Desearía poder hablar a tu cuerpo
Sin ningún cuidado; me refiero a un
Lenguaje tan directo como su
Belleza merece. Claro que
Cuando hacemos el amor la
Comunicación del tacto, los dedos
En la Carne, los labios en la más
Honda Carne, pero sin duda debe haber
Una especie de habla, cuerpo a cuerpo,
Que es aún más honda que
El tacto superficial, un lenguaje
Que todavía no aprendí o no
lo suficientemente bien, por mucho
que lo he intentado. ¿Dominaré algún
día ese secreto lenguaje para vos?