MÉXICO (Ciudad Juárez)

 

SANGRE NUESTRA
 
 

Sangre mía,

           de alba,

           de luna partida,

           del silencio.

           de roca muerta,

           de mujer en cama,

           saltando al vacío,

Abierta a la locura.

Sangre clara y definida,

           fértil y semilla,

Sangre incomprensible gira,

Sangre liberación de sí misma,

Sangre río de mis cantos,

Mar de mis abismos.

Sangre instante donde nazco adolorida,

Nutrida de mi última presencia.


 

EN EL ÁRBOL DE LA VOZ.
 
 

A ciegas la luz  vela

 y unos ojos se abren para siempre.

Hablo del corazón frente a la muerte,

en el árbol de la voz, con un labio de tierra y otro

de noche,

con un corazón de polvo y otro de viento.
 

Hablo de este amor,

esta navegación entre la bruma,

este amor, este amor.
 

Cada silencio nos llevara a la palabra que nos

refleja,

y en mí toma cuerpo tu soledad,

en tu mirada ausente se deshacen los astros.

A veces te descubro en el rostro que no tuviste,

en la aparición que no merecías.

Y el silencio levanta la cabeza y me mira.

Esta vez volvemos de noche,

los árboles han guardado sus pájaros,

el cansancio estira su lengua para cantarnos al oído.

La noche llego en tu corazón,

tus ojos se cerraron en la llegada del mundo.

Y sin embargo, de alguna manera, todos lo sabíamos,

y algo parte en dos la memoria,

algo parte en dos a la mujer que peina su alma antes

de entrar al lecho solitario,

y parte también el tiempo de la noche,

como el vaso que cae de la mano de algún niño

asustado,

algo parte en dos lo que estaba partido.

 


 

Fantasmas

       Sollozan.

Inundados en la certeza.

Entran en el aliento,

las palabras.

 


 

                                                                                             Para: A. A. B.



Siempre en tu sombra

comprendo un poco más a la palabra,

y ¿sabes?, también al silencio.

Siempre hay una compostura al desorden,

y mis pulmones reciben ahogados tu aire.

Siempre me sacas las palomas de los ojos con tus

historias,

volviéndome destiempo.

Me asombro cuando me vuelves pájaro, Sacándome de

pronto de entre tus ramas

y me haces escurrir gotas de sonrisas aun cuando

traigo el corazón de piedra.

Una piedra que con tu soplo se deshace.
 

¿Dime, quien te hizo?

Que bebistrajo consumió el carpintero

para tallar este sueño extranjero del mundo.

¿Qué materiales utilizo con tu alma?

Dime, con qué pasión se ensordeció

dándole corporeidad a lo que me hace renegar de la

muerte,

pero, pobre la muerte. Cuando escucha de ti solloza en

un temblor,

porque haz dejado preñada a la eternidad de tu

existencia.
 
 

Yo siempre recomiendo tu aire.

Tu aire de raza nocturna,

tu aire que convoca remolinos en el desierto,

tu aire, desgarrón de la palabra intrincada,

respiración sabia de Dios,

despierto por todas partes,

tu aire que siempre se deja respirar.
 
 

Ah, viejo, viejo!

Te has asociado con la armonía

y todos hemos caído de improviso a quitarte un fruto

de entre tus ramas.

Después, nada dijiste,

después, nada supimos decir.

y a mí, me haces aprender y olvidar tantas cosas

que ya no sé si tener o no memoria.

Siempre ando a la cacería de tu palabra hoja

y sacudo mis zapatos en la puerta de tu raíz de ese

sucio lodo llamado miedo.
 
 

Ya indetenible déjame decirte...
 
 

Perdón. Mi árbol más querido,

por obtener la madera con que me hice fuego,

haciéndote sangrar con mi hacha,

desdoblando, desvistiendo tu cuerpo

pero tus pájaros  volaron una noche a mi designio

y fue inevitable.

Esos pájaros dolorosamente me picotearon el alma

y no pude soltar el hacha de mi mano,

y después al volver mi vista a ti.

Tú, plantado.

Ofreciéndome aún tus ramas bajo la tarde,

bajo la lluvia, tus frutos, tus pájaros.

Ay, mi árbol de blancos muñones.
 
 

El fuego que de tu madera hice aún está en el brasero

de mi alma.

Cada día lo mantengo vivo y lo cuido,

y canto, canto sin frío,

porque como tu madera

no hay otra en todos los mundos,

porque entre tu sombra

se comprende un poco más a la palabra,

y ¿sabes?, también al silencio.

 

 


 

LA RAIZ DE TU SALIVA

                                                           Poema a Arminé Arjona.
 
 

Ciertas palabras vendrán un día

a mover tu laberinto de imágenes

para robarle a el lecho tu cuerpo

estremeciendo otras palabras.
 
 

Tu pelo más largo atravesará el silencio

de un viento que levante el agua del mar
 
 

He escuchado tu rostro

solventar tus argumentos

donde hay frases de recuerdo

que peinan remolinos
 
 

Por eso escucho tus sitios

antes que mi frase se encorve

y tan sólo quede un zumbido
 
 

Ciertas palabras buscan tu boca

y devoran tu respiración

al sentirlas en la carne tomando vida,

ciertas frases te reconocen

contra ti misma. Por otra sangre,

por otros libros, por otras frases.
 
 

Amanece y te buscan luchando

doblando esquinas

rompiendo el vidrio de tu ventana,

están aquí como un fantasma

en busca de un deslumbrante nacimiento,

te aman y se dejan caer sobre ti

como un hombre cegado por el deseo

de tu cuerpo,

deseando tocar tu fondo

para producir el vértigo.
 
 

No quieren ser susurros

no quieren otro espejo,

quieren arrojarse a tus manos,

detener la noche,

separar tus muslos,

quieren romperse en tu voz,

para despertar la raíz de tu saliva.
 
 

Ciertas palabras te miran

como un niño perdido y lloroso,

ciertas palabras ven en ti su vuelo,

rondan el alrededor

de su propio deseo.

 


 

Sin Maria
 
 

Nunca la llamé Maria

preferí separarme la porción con la cual decidió

que todos abriéramos y cerráramos la boca.

Nunca comprobé si después de ella había una secuencia,

un fondo, una simpatía por acercarse y verme inmóvil,

rendida, teniendo la carne incontenible de miedo,

de no permitirme el encuentro con su sombra

que hiere mi cuerpo con sus ruidos,

en medio de la noche.
 
 

Por eso cierro los ojos,

y con mis manos toco la tibia carne

de quien no huye de las garras de mis labios,

quien se inunda de susurros arrojados

y llena de cansancio a mi lado cae,

saliendo del fondo de mis ojos.

Otra mujer.

Definida, visible, palpable,

cierra las puertas que Maria dejó abiertas,

se mete en mí, atravesándome con su aliento,

mirándome partida en lágrimas,

no sintiendo miedo,

no pidiendo explicaciones.

Con ella,

sin Maria.

He calmado la sed con un vaso de mi prisa

líquido roto donde se encerraba una contra sí misma.

Contra sí misma...
 
 

                                 Flotando...
 
 

                                                     en el fondo.

 


 

MADRE ENVIDIA
 
 

Toda tarde, según tú

fue extrañar esos ojos,

según tus reglas

no sentir soledad.

Según tú

disfrute a la vida serpenteando.

No puedes reconstruirte con otra ideología

menos con la emoción de una palabra.
 
 

Según toda tú

te llena la televisión,

te reencuentra el lenguaje,

mereces los instantes ajenos.
 
 

Madre desquiciada y sorda

donde cae una lágrima

donde no se distingue la remembranza.

Madrecita envidia.
 
 

Traes la noticia de mañana,

encontrando ausencia en ese instante de ti,

cubriendo huecos muertos de años.
 
 

Madre envidia

me iré, exiliada con un protocolo mejor

que el de tu morada.

 


 

OCASO

                                         Para Linda Escobedo
 
   

He perdido la cuenta de tus huesos

introduciendo mi palabra al tiempo

entonces me fui a alguna parte

con el apetito dormido.

Fuiste tú el sitio del crimen,

quién me volvió clandestina melodía,

a quien contemplo mezclada de imágenes

sentada en una butaca del cine

para ver mí sombra.
 

Nos enredamos en el vacío

y de la nada surge tu boca

a desprenderme a Dios del aliento

en un espejismo que me brota

por un rumor indefinido.

Surges despuntando tu lengua

liberando a Sofía de tu interior.

Aquí estás, embalsamada,

casi real entre los árboles.

Pareces un chacal,

un alebríje que me conquista

más allá de lo intocable.

Te veo desatada en una ventana

alrededor de mi otra parte

dándole a mis ojos el cierre final.

A veces, también te veo

atrapada en un secreto

que duele entre mi carne.

Así voy avanzando paso a paso

tomando de una mano tu ruptura

y acariciando con la otra

los cabellos de alguien

por quien toco la magnánima vehemencia.
 

Así voy en mi misma

perdiendo la cuenta de tus huesos.

 


 

SOMBRA DEL VIENTO
 
 

Sombra de ti en el viento,

un reflector en la niebla

donde el silencio encuentra el hilo,

el ruido exacto
 
 

El llanto de Judas
 
 

Aterra esta claridad

podrías acaso ver

mi resurrección inmovilizada

deseando un soplo de tu carne

para echar a volar la noche.

¿Qué estoy interrumpiendo?,

en dónde no titubean mis manos
 
 

Te llamo desde lejos
 
 

Riesgos desordenados, para tocar en el viento

esa enmudecida parte del cuerpo.

Te inventaba en una breve locura

y ahora comprendo que es tu cuerpo

la pendiente donde he de arrojarme al vacío.

 


 

MUJER HACHA
 
 

Mujer

lejana,

improbable

disfrazada de razón,

fuerza sin sangre.

Hechicera mocosa echada a sus sienes

a quien le nombran incertidumbre.

Abismal de lo interno que no sabe ademanes

cautivante con sus silencios.

Atroz,

irresistible al deseo de morder la noche

vacilante en desencantos

embellecida por cuentos

reposada en la distancia.
 
 

Mujer instante,

          hacha

que arrastras,

que cortas lenguas esparciéndolas

en la mano de Dios que se retuerce de risa contigo.
 
 

Fugitiva de tu captura saldré

sabiendo perfectamente

que eres invencible.

 


 

SIN ROMPER LA MEMORIA
 
 

Donde

durmiente del desierto

tu flecha silencio

no me atraviesa.
 
 

Donde

con tus pies caminas

sin romper la memoria

 


 

DONDE LA PIEL SE QUITA
 
 
Ser la obra extraviada de la muerte

es encontrar en tu orilla el origen,

ser un rayo de luna en el bosque

que descubre que te encuentras en su centro.

Habré de regresar,

habré de quitarme la piel

para caer sobre tu alma,

                       para entrar,

                               salir de tu boca.
 
 

sacudo umbrales en esta confesión

con discurso profético,

después de haber deshecho tu libertad.

Reconozcámonos en el sitio señalado:

en ese sitio donde el guante

se quita para abofetear a la verdad.

donde tus manos,

habitan una paloma

y toco aquello que me designo.

Sitio en que mi pan es tu vino

y mi vino es tu otoño muerto.

mientras, suspendidas vamos en la materia,

cruzamos fondo,

balanceándonos hacia donde la lluvia huye

y narrar abandona el sueño,

donde la piel se quita.

 


 

CUERPO DESIERTO
 
 

Algunos cargan mi cuerpo desierto

tras su espalda

como si fuera el sendero

un día cruzado hacía mí.

Mientras, me mezclo inclemente

con cenizas de todas las calmas

convirtiéndome en mar de tormentas,

de huesos perdidos.

En algo indistinguible,

mitológico,

aún más errante que CRISTO,

que el llanto.

Más insolente que la ceguedad,

más enfebrecido que miembro erecto de perro,

más cotidiano que la mano dentro

de la falda infantil,

más prestado que el dinero.

Me convierto en pena clavada

        en carne vacía,

en perseguido persiguiéndote,

    cavador de gritos,

en habitante

de este cuerpo

desierto.


 

RUINAS
 
 

En los labios crece esta hiedra

y la puerta añosa se cierra de golpe.

El invierno se descubre

dentro de un pausado caminar

que trae rumores escapando en el temblor

de una mano que acaricia retratos.

Brusco final del viaje,

que sólo deja exhaustividad

en una sumisa nostalgia escondida en la penumbra.

Ya ni el vacío se yergue,

ni se muestra  piedad al espejo

ya todo hace la huida de la respiración,

incluso la eternidad.

 


 

PESQUISA POR UNA MUJER
 
 

Busco a una mujer

que recueste su boca sobre mis huellas,

cante sin cansarse para mí.

La busco queriéndola encontrar en poemas

para encarnarla en la tarde,

la quiero libre sin quererme siempre,

esperando en un desnudo sutil,

enferma de las cosas de la noche.
 
 

A una mujer

que no porte más que tacones por la calle,

se esconda cuando la busque,

camine de la mano de otros

doliéndole la dureza y blandura de mi alma,

que tenga secretos y no los revele,

que crea en mis mentiras

y se carcaje de mis verdades,

que coma elotes conmigo en el parque.
 
 

Una mujer

que me busque en la madrugada

y al final siempre repita mi nombre

que no es otro que nada.


 

DUENDES
 
 

Contemplo dentro

un pájaro de yeso

olvidado en el aire,

camino por angostos pasillos

buscando a los duendes

que me encantaron el espíritu.
 
 

Intento nuevos ademanes

y enlazada al fondo,

transcurro implacable

al sollozo oculto.
 
 

Esas zonas confundidas

embellecen al mundo

y parto de ahí a casa.


 

PLIEGO PETITORIO
 
 

 Que cese ya el grito alrededor de todo

detrás de las sillas llamándonos.

Que cese la espera de la eternidad

cansada de esperarnos,

que el silencio se vuelva  transparente

para que el verdadero sonido

filtre por fin su alma.

que “el circulo perfecto” se vuelva luz encendida

en alguien que abre una puerta.
 
 
 
 

Que el golpe de mar quede en la memoria,

penetrante.

Que se acaben los hábitos de la incertidumbre,

que caiga la lluvia donde la ceniza se moje,

que la nostalgia siempre trabaje en la nieve,

que me dejen interrumpir el juego

de guardar silencio,

que Dios bendiga los zapatos rotos

y nos quite la costumbre tan socorrida del dolor.


 

LA TEJEDORA
 
 

Produce en el espejo aleteos de equilibrio,

nos duerme con su sonrisa

y después a una niña

donde el silencio todo nocturno

se distingue con el desierto.
 
 

Teje virtud con el hilo de la palabra

hacia donde el dolor no se haga el tema perpetuo

avanzando a lo irreprimible.
 
 

Tierra húmeda

he aquí donde brota tu beso con diversos colores.


 

CASTILLO DEL AIRE
 
 

Sufro,

muda e inerte,

observando la partida.
 
 

Permanezco reprimiendo

esta necesidad de continuar probando

el sabor del café en su boca,

quedo concretamente,

con el suceso de la ausencia,

del cual emerge la incredulidad

a mostrarnos otros silencios,

otra verdad,

destruyendo los castillos de el aire

que tejimos sin nosotras,

destruyendo la eternidad

devorada por la ausencia.


 

ALGUIEN HABLO DE TI
 
 

De la jaula escapo un pájaro

en un poema derramado por

una poeta estremecida de tu nombre.
 
 

La farsante tarde

en medio del viento

se hace pasar por tus ojos

vacilando muerta en el aire

que alguno uso para hablar de ti.
 
 

Alguien habló de ti

y María Dolores Pradera alargó la noche,

el mar devolvió a Alfonsina a través de la brisa,

sobre la palabra llovizna fantasma fuiste,

haciendo que la ausencia

no atravesará más la garganta.

 
 

Alguien habló de ti

incendiándose la carne

al definir escuetamente

su mano deslizada por tu hombro,

quedándose sin palabras

en medio de una conversación prohibida.


 

Siesta en el jardín de los alebrijes sépticos.
 
 

I

Esta tarde te pretendo en rencor,

olfateo el tedio revuelto con el agua

que desciende de tus ojos,

emerjo de tu pantano

apoyando las manos .

Salgo palpando a ciegas

un nuevo cuerpo

un nuevo barro.
 

 
II

Al lavarse los blanquecidos senos

recuerda su espejismo

se descifra real,

la ropa vieja se torna enredadera

ha masticado planicies lunares,

la lengua melosa de un gato de madera.

Bocados llenos de pulcritud

y dudoso deslumbre.

No responde,

ni burla su propia condena.

Acaso tal vez camaleón viste

de nuevo sus pechos

más insectos

insectos

insectos.


III

Arrojo los orines de mi deuda con dios

para envenenar a los que puedan ser sus cómplices,

Paso por la ausencia de seres susurrantes,

por no aplastarme por completo.

Los llevo  de desdicha,

de gestos, inesperados

orines que humedecen el pecho

y se beben de mi mano,

que salen de mi boca suspendida

en la fijeza de su fuerza

los arrojo vencedora,

en un mutuo lenguaje con mi conciencia.

 

IV

Pudriendo bajo el sol su codicia

ellos abastecen su mesa de insectos,

sitio de poder contra poder,

silencio contra-silencio-contra-palabra

Se extiende en busca de prudencias perdidas

cuando se les resecan los labios.

Ellos aparecen por fruición

vuelan brotando del fondo

entonces todo lo inundan

los zopilotes del silencio

pasan sobre nuestras cabezas

buscando frases de carroña.

V

Las cucarachas son los reptiles de la lluvia

y la memoria-volatiza danzante

soy burguesa candil y olla

y reconozco la xilografía de mi vida sardinera,

sesgo inabordable la briaguez de las penas consonantes,

soledades de monolito perdido en sí mismo.

Qué le puedo entonces decir a los demás

de mi embalsamada palabra si poco sé de ella.

Tal vez que estaba durmiendo

y ahora la tengo ante mí

lepidosirena

                 saltando

                                 atrayente

coqueteándole a mi silencio aquiesciente.

 

 

VI

La sedición comienza

en el encuentro de las hormigas rojas

con arañazul...

Jubilosas alcanzan victoria

arañazul postra su cabeza cerrando los ojos

mas aún escuchó por último el croar de las ranas

entre los lirios silvestres

 

La sedición comienza

arañasombrío

se han comunicado con grillos malhumorados

y en abrazo se dirigen a la tierra de hormigas rojas

unas heridas de entrañas,

otros con lenguaje de malquerencia hereditaria.

A su paso en el camino quedan larvas y ninfas

pero nadie retrocede por una especie inferior

pronto el polvo deja ver la tierra

y también la terquedad de la muerte

El cantar de los grillos malhumorados

eriza a la razón de cada hormiga roja

en tanto arañasombrío

marchan con el cuerpo inerte de arañazul

todo aunque no se crea en un orden universal,

                 concierto del canto grillero,

                  tembladera de ideas rojas,

                 despertar a destiempo para todos

en los inmensos territorios del sentir

y ahí en lo más hondo se acumula el rencor de unos,

con la retirada triunfal de otros.

En eso estaba la tortuga

cuando vio pasar al mito hombrelumbre

llevándose las entrañas de un árbol

la tortuga comprendió

que la sedición comenzaba de nuevo.


 

Susana Chávez

 

Nació el 5 de noviembre de 1974 en Ciudad. Juárez Chihuahua, México. Inicio a escribir desde los 11 años.

Ha tenido lecturas en: Bazar cultural (organizado por el municipio de Cd. Juárez, donde fue precursora de las lecturas poéticas). “Monociclo Erótico” organizado por el municipio y grupo Miletnia en Cd. Juárez Chihuahua. 1er y 2do encuentro estatal de poetas en Cd Juárez Chihuahua "Alzando la Voz" 3er y 4to encuentro de poetas en Cd. Juárez 2do encuentro campamento de jóvenes por la diversidad y contra la intolerancia, en Tepoztlán Morelos.

Se ha presentado en lecturas para invidentes en la Biblioteca Arturo Tolentino, también en varios programas hasta la fecha en varias radiodifusoras juarenses, presentaciones en partes como: el INBA, La Peña de Sancho Panza, El Café Mediterráneo, Lecturas para el Comité de Prostitutas en Cd. Juárez, Lecturas en marchas ofrecidas a las mujeres desaparecidas y muertas en Cd. Juárez.

Su obra ha sido plasmada en: Un performance de Verónica Leiton con la cual colaboró en su último espectáculo multidisciplinario: “Elementos” y en sus publicaciones en revistas y periódicos.

Es también directora de cortometrajes y participo como modelo para la portada de la película "16 en la lista" película dedicada a los crímenes contra mujeres de Juárez. Estudiaba la licenciatura en Psicología en el Instituto de ciencias sociales y administración de la UACJ y trabajaba en un nuevo libro.

El 11 de enero de 2011 la activista Susana Chávez fue violada y asesinada en Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua, en el norte de México, informaron autoridades locales.

Chávez, de 36 años, exigía que fueran esclarecidos los asesinatos de mujeres en esa localidad fronteriza, considerada la más violenta del país.Sus familiares, incluso, afirman que ella creó la frase “Ni una muerta más”, que se ha convertido en un símbolo de la lucha contra los feminicidios.También era escritora y entre sus obras está el poema Sangre, dedicado a una mujer asesinada.