I

Quise invitarlos a mis gestos reposados
a mi horizonte de islas dormidas.
Pero descifrando sus lloros
aprendí de tonta a fruncir el ceño.
 
Ahora soy antisocial.



 

II


Piden escriba sobre temas sociales
aliviar mi ego
variar el estilo y la técnica.
Pero soy mi propio artífice.
Las verdades que exorcizo me salvan
de la posteridad.
Puedo escribir bajo las estrellas de Venecia
París o San Petersburgo
emplear palabras que muchos no entiendan
(es importante que no entiendan)
puedo escribir en varias lenguas
conversar con personas inexistentes
fumar un pitillo y ser absolutamente surrealista.

Podría sin dudas dejar de ser yo.

 


 

III

Salen del mar muchachos con salitre
eran la gracia,
como esos milagros perennes donde la luz ríe.
Quizás bastó tocar mi puerta
yo también quise traspasar las olas .
No podré decir nunca cómo eran,  al menos no exactamente.
Incendiada bajo un vuelo de pájaros lanzo cartas,
cartas que los muchachos no leerán
ansiosos de sus juegos.

 


 

IV


Cada noche
un hombre
se detiene frente a mi puerta
luego duda y se marcha.
Con esa convicción me duermo
hasta el nuevo día

 


 

V


No pretendo
obtener un profundo
conocimiento de las cosas
de las cosas que me nombran
ni siquiera de mí.
Ello no me signa interesante
ni más o menos
importante .
El efecto que causa es contrario.
Afortunadamente
esto
tampoco me interesa.

 


 

VI


Mi perra corre de un extremo a otro de la casa.
Mi perra cuenta sus placeres
con la lengua afuera y panza arriba.
Mi perra es feliz
y no lo sabe

 


 

VII

Rodeada de islas, donde baten las olas
no es su furia la que rompe mis contornos.
El agua es dócil.
El agua se deja llevar
o te lleva.

 


 

VIII


En el pequeño parque de los pinos
una ardilla corre y medito
oscuramente
sobre la importancia
que tendrá en el futuro
este recuerdo.

 


 

IX

Me penetras dulce quisiera escribir
hoy la hierba me alucina
no creo en la idea del que escribe
no creo en mis palabras
estas son  mis ideas,  sólo son polvo,  pura ceniza de Papa,
Gutten Nacht, olvidé decir.
A menudo se olvidan las luces
y sólo veo un ángel a toda velocidad por la avenida .
Gracias a los ángeles no creo en los ángeles
así pues vivo penetrándome pausadamente
este poema,  protofalo.  Heme aquí,
no teman mirar.

 


 

X

Mis ventanas dan al mar
la flauta sumerge sus sonidos
Entre la música y la raya camino camino expectante
Pronto la voz de mama in the phone ,
el resto es que no alcanzo soy pequeña y estoy equivocada
Cualquiera te vende un billete , cualquiera te vende hasta el alma.
Vengo a rescarte entre flores secas y dragones de peluche.
Alguien camina, alguien se acerca y me contraigo
 para evitar me arranquen el bolsos y el recuerdo.

Estoy sola en una isla
piénsalo bien y no rompas mis noticias.

 


 

XI

Escribo cartas desde lo alto con un cuchillo escondido,
criaturas escondidas ven el sol nacer entre sus pies
al futuro no le queda más que besar al cielo
aunque el beso nunca llegue
aunque sólo sea una triste reminiscencia.
Si escribo cartas es porque me asiste el derecho a repartirlas
como árboles con sus raíces hacia arriba
la desventura es no poderlas aferrar
los hombres desentierran el fruto incomprensible 
y son las hojas del árbol o las cartas cual aves lentas
las que devuelven sus palabras hacia mi rostro.
Ya no estaré sola en medio de la noche
Inmóvil  me alimento de plegarias
de estas páginas caen cuchillos , anuncian un nacimiento remoto
para que mi voz repita de un golpe
lo que tardíamente han comprendido.